En toda Nueva Acrópolis se tiene muy en cuenta a la Madre Tierra y la relación que los Seres Humanos tenemos con ella. La velada se abrió con la inestimable presencia y actuación de Brigitte Schmidt, veterana de Nueva Acrópolis procedente de Austria.

El posterior Reset Filosófico de esta ocasión recordó a los asistentes que la Tierra en la que vivimos es también un ser vivo, al que hay que respetar, admirar y, sobre todo, cuidar. El grupo de voluntariado Gea condujo un pequeño taller en el que los asistentes fabricaron una rosa de papel, la cual se llevaron como símbolo y recuerdo de velada y las conclusiones a las que se llegó.