Violant Dori 600 x 533

Las tierras castellonenses junto con las valencianas y alicantinas estuvieron habitadas hace muchos años por pobladores islámicos, estos pueblos tuvieron que marcharse ante la llegada del rey Jaime I, el cual después de conquistar estas comarcas  fundó gran número de villas y pueblos a partir de 1233.

 

Los nuevos colonos cristianos que las repoblaron se instalaron aprovechando la existencia de sistemas de regadío y huertas organizadas. Así ocurrió en Castellón de la Plana, hecho que se recuerda todos los años en las fiestas de la “Madalena” las cuales conmemoran el traslado de la villa inicial desde el castillo de la montaña del mismo nombre, a la Plana, junto al trazado de la Acequia Mayor.
Paralela a la fiesta de la ciudad que nombra a una joven como su reina de las fiestas y su corte de damas, está la “Germandad dels Cavallers de la Conquesta”, que también celebran diferentes eventos recordando la fundación de Castellón y nombran cada año a una joven como la “Reina Violant”, que presidirá durante los siguientes doce meses todos los actos que realice dicha Hermandad.
Recordemos la historia.
En el año 1235 cuando el Papa, Gregorio IX, conocedor que en la península habían dos monarquías importantes: Castilla y Aragón, con posibilidades de expansión, aconsejó a estos reyes unirse con princesas europeas.
El rey de Castilla, Fernando III se casó con una princesa de Suabia, y al rey don Jaime le ofrecieron dos posibilidades, una era la hija del duque de Austria y la otra, la hija del rey Andrés de Hungría y de Violante de Courtenay, hija a su vez del emperador de Constantinopla. Don Jaime escogió a Violant, porque era hija de un rey y nieta de un emperador, igual que había sido su madre y su primera esposa.
En aquella época una boda, además de ser un acto político, era un elemento de transmisión cultural. Las princesas que acudían a su nueva patria, eran acompañadas de un grupo de elite que ejercía influencia sobre la nueva corte, contribuyendo así a la formación de una única cultura europea. De hecho la unión entre Violant de Hungría y Jaime I fue uno de los acontecimientos más importantes de la Edad Media, ya que la nueva esposa de don Jaime, al estar vinculada con las familias reales de noble linaje de la Europa medieval, era prima de Luis IX rey de Francia, acercaba la corona de Aragón al linaje de la Casa de Francia, de la que los Courtenay era una rama.
Violant nació alrededor de 1216 en Estrigonia, Hungría y recibió por parte materna una educación francesa, y es en ese idioma el que habló en un primer momento con su esposo. Además fue educada en el espíritu de la Orden del Cister, quizás por ello pidió ser enterrada precisamente en uno de sus monasterios. Por lo demás hay pocos datos biográficos de ella y de su persona, se dice que era bastante bonita, con un precioso cabello rubio.
En la boda con esta joven princesa, el rey Jaime firmó delante del arzobispo de Barcelona y Tarragona y algunos nobles, un documento donde donaba a Violant el señorío de Montpellier, más el condado de Millan, y reconocía que los hijos que tendría con ella, recibirían el reino de Mallorca, el reino de Valencia, el señorío de Montpellier y los condados del Rosellón y Millan. Ya que el reino de Aragón y el principado de Cataluña serían para Alfonso, hijo que don Jaime tuvo de su primera esposa Leonor.
Don Jaime hizo muchos testamentos a lo largo de su vida, bien por nuevas conquistas de territorios, o por nacimiento de nuevos hijos. Años más tarde al fallecer su hijo Alfonso, sin descendencia, Aragón y Cataluña serían para el Infante Pedro, hijo de Violant, aunque ella no llegó a verlo reinar.
La nueva esposa del monarca se reveló enseguida como una mujer enérgica y de fuerte carácter, inteligente y muy dotada para las artes; interesada en la política, en las costumbres y la vida de la corte, le gustaba ir acompañada por buenos pensadores. Desde el primer momento Violant agradó al rey y la gentileza con que la trataba corresponde a los hábitos caballerescos de la época, comportándose ambos como una pareja de nobles amantes. De hecho vemos que en el “llibre els Fets”, don Jaime le dedica a su esposa los calificativos más convencionales que usaban los reyes y los nobles de la época para referirse a sus consortes.
También es de destacar que Na Violant participó activamente en la política real, y uno de estos ejemplos lo podemos ver en la toma de Valencia.
El Rey Jaime pensaba que nadie tenía que enterarse de las negociaciones, pues a varios de sus nobles, no les parecía bien conquistar esta ciudad, pero hizo una excepción con la reina, que la hizo partícipe en la capitulación de Valencia, siendo testigo y única acompañante del rey asistiendo a las entrevistas secretas. Cuando todo estuvo pactado el rey reunió a todos los nobles y les sorprendió cuando les dijo: “Valencia es nuestra”.
También sabemos por el rey En Jaime, que en el sitio de Játiva, Violant tomó parte en el consejo de estado, junto al Maestre del Hospital Hugo de Forcalquier y En Guillermo de Moncada y En Gimeno Perez de Arenós.
La reina también se preocupó en el futuro de sus hijos y en conseguir buenas alianzas para estos.
A Pedro (futuro Pedro III de Aragón ''el Grande''), le correspondieron los reinos de Aragón y Valencia y los condados catalanes.
El futuro Jaime II de Mallorca, heredó este reino que comprendía las islas Baleares: Mallorca, Menorca, Ibiza y Formentera, los condados del Rosellón y la Cerdaña y los territorios que el Conquistador conservaba en Occitania.
Fernando murió siendo muy niño.
Sancho de Aragón, arcediano de Belchite, abad de Valladolid y arzobispo de Toledo, falleció prisionero de los moros granadinos.
Violante de Aragón fue la esposa de Alfonso X el Sabio y madre de Sancho IV de Castilla''el Bravo''.
Su hermana Constanza de Aragón y Hungría, se casó con el infante Manuel de Borgoña y Suabia, hermano del futuro rey de Castilla y León.
María de Aragón y Hungría, devota religiosa en el Monasterio de Sigena.
Isabel de Aragón, esposa de Felipe III y reina de Francia, el Atrevido, hijo de Luis IX.
Sancha de Aragón y Hungría se hizo monja y murió en Jerusalén.
Debido a los enlaces de todos sus descendientes, Violant es una de los antepasados de todas las dinastías europeas.
Según los historiadores este matrimonio real cuentan que hubo amor y la relación entre ellos fue estable y públicamente tenían el reconocimiento social como tal.
Respecto a la muerte de su esposa el rey no cuenta en su libro como fue, pero después de casi dos décadas de reinado muere Na Violant a primeros de Octubre de 1251, en Huesca, justamente un mes después, de firmarse la carta con el permiso oficial del traslado de los castellonenses del castillo de la Madalena a la Plana.
Así encabeza su testamento:
“Yo Ioles, por la gracia de Dios reina de Aragón, de Mallorca y de Valencia, Condesa de Barcelona y de Urgel, Señora de Montpellier, hago mi última disposición, en la cual, en primer lugar, elijo mi sepultura en el monasterio de Vallbona de la orden Cirterciense, y deseo que se haga mi sepultura plana, ante el altar de la santísima Virgen.”
Na Violant vino de tierras lejanas a cumplir con su destino, no tuvo residencia fija, estuvo viajando constantemente acompañando a su esposo. La historia habla poco de esta reina, pero se merece un lugar en la historia de estas tierras, porque vivió en Burriana, en Almenara, cerca de Castellón de la Plana, que empezó a crearse por aquél entonces.
En las fiestas de la Madalena la ciudad le rinde homenaje, la recuerda porque fue su primera reina, la primera dama de Castellón.

Adoración Perea Portolés

 suscripcion esfinge-v1-02

Utilizamos cookies para asegurar que damos la mejor experiencia al usuario en nuestra página web. Al utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de las cookies.
Más información Aceptar